Français
  • Español
  • English
  • Français
Index alphabétique
Panier
OULD-YAOU Jean-françoisDESCLEZ LionelMASSON RolandMERGET ThierrySYLVOS Jean ChristopheTAUZIA Jean-PierreChrisALLARY Jeannette

ÓLEO, ACRÍLICO
¿Cuál es la mejor técnica ?

La pintura al óleo posee una herencia enorme. Esta técnica fue inventada por Van Eyck en el siglo XIV. Muy pronto fue adoptada por pintores flamencos, seguidos de por los más grandes artistas del mundo entero (Rembrandt, el Veronés, El Greco, Van Gogh, Monet, Matisse…), hasta convertirse a lo largo del tiempo en la técnica "reina".

En esa época, la técnica "al óleo" había revolucionado la pintura por su riqueza cromática, su solidez, sus posibilidades de uso...

Hoy en día, con el acrílico (inventado en Méjico hacia la mitad del siglo XX por químicos del instituto nacional politécnico de Méjico y lanzado al mercado en 1950), una nueva evolución está en marcha. ¿Debemos menospreciarla ?

Numerosos artistas, con prestigiosas firmas, pintan con acrílicos sin atreverse a reconocerlo. Temen la reacción de los compradores, de las galerías… o simplemente dar una imagen negativa de su trabajo. ¿Están en lo cierto ?

Parece necesario ahondar en esas cuestionas.


Comparación técnica :

Todas las pinturas están hechas con 2 compuestos principales: pigmentos y argamasa.

Los pigmentos : los pigmentos son los mismos en ambas técnicas. Los pigmentos determinan el color, la intensidad, la resistencia a la luz, el poder de cobertura, la transparencia. Son de origen natural (vegetal, mineral o animal) o sintético (químico, metálico…). El nivel de molienda de estos pigmentos determina la calidad de la pintura y su sutileza.
Los pigmentos en estado puro son partículas en polvo que no pueden fijarse en el estado.

La argamasa : La argamasa permite amalgamar los pigmentos. La argamasa diferencia las distintas técnicas de pintura al óleo o acrílica.
La argamasa utilizada para componer la pintura al óleo es el aceite: aceite de linaza, de adormidera, de cártamo, de girasol… o incluso la resina de Dammar.

La argamasa utilizada para la pintura acrílica es una emulsión de agua y resina acrílica.

Los colores conseguidos por las argamasas, "óleo" o "acrílico", pueden compararse tanto por su brillo como por su textura. En definitiva, resulta casi imposible discernir si una obra ha sido pintada al óleo o con acrílicos.

Comparación artística :

El artista utiliza productos auxiliares para diluir la pintura, variar sus efectos y/o enriquecer su textura.

La pintura al óleo es diluida con médiums con aceites, mediante secantes, y es limpiada con disolventes o aguarrás de origen vegetal o artificial.
El tiempo de secado del aceite suele ser largo, incluso muy largo en caso de empaste. Si el artista no tiene cuidado de pintar siempre graso sobre magro, con el tiempo la capa superficial puede resquebrajarse.

La pintura acrílica se diluye con agua o con médiums que a su vez pueden ser rebajados con agua. El tiempo de secado es muy rápido. Lo que resulta ser una ventaja y un inconveniente al mismo tiempo (aunque se puede prolongar el tiempo de secado con retardadores si necesario). El material y los pinceles se limpian también con agua.
Una vez seca, la pintura acrílica forma una película satinada homogénea, robusta y muy elástica.

Los colores perfectamente miscibles aportan gran estabilidad a la luz y nunca amarillean.

 

En las dos técnicas se puede jugar con las transparencias o las opacidades, aprovechar las veladuras o mezclar colores entre ellos con total libertad.
De hecho, si se dominan bien las técnicas, todo lo que se pinta al óleo puede ser pintado con acrílicos con un resultado visual similar.

Aunque la rapidez de secado puede desestabilizar el artista acostumbrado a trabajar con la pintura al óleo, rápidamente descubrirá las ventajas del acrílico, más aún cuando ambas técnicas no son incompatibles. Numerosos artistas recurren a la técnica acrílica para empezar un lienzo, para luego terminar su obra al óleo, como confiesa el artista Kabuki.

Destacamos también que algunas obras pintadas al óleo son posteriormente protegidas con barnices en soluciones acrílicas.

En cualquier caso, en una época en la que se busca proteger el planeta, el acrílico parece más ecológico. Su olor es neutro y agradable. Alejado de vapores tóxicos, sin las molestas migrañas ni reacciones alérgicas, la salud del artista lo agradece.

NB: la pintura acrílica se seca mediante polimerización desprendiendo vapores de éter que, a la larga, pueden resultar nocivos. Sea cual sea la técnica empleada, se recomienda trabajar en un taller bien ventilado.

Posibilidades creativas :

El acrílico es la técnica pictórica de nuestros tiempos, rápida y sorprendente. Enriquece cualquier creación artística ofreciendo nuevas posibilidades de expresión. El acrílico permite combinar múltiples materiales para esculpir el lienzo, incrustar collage o buscar distintos efectos inesperados.

Es un maravilloso terreno de exploración para los que están en constante búsqueda creativa.

Resumiendo, ambas técnicas son igualmente nobles.
Sin renegar de la calidad de las grandes obras pintadas al óleo, tampoco podemos menospreciar las pinturas acrílicas.
El esnobismo de una presunta superioridad de las obras al óleo es retrógrado. Hay que mirar hacia delante.
En lo referente al arte, los artistas más innovadores siempre acaban teniendo razón...

Para terminar, Jacques Moreau-Gaudry, un pintor al "óleo", declaró con entusiasmo :
"¡El acrílico es extraordinario! Si Leonardo da Vinci hubiera conocido el acrílico, hubiera creado aún más obras".